sábado, 20 de junio de 2015

Revuelto...

... Y de tanto revolver, me encontró mi pasado y se hizo presente una vez más. Sin evolucionar, sin cambios, todo igual al final, lamentablemente... El mar de emociones se encuentra picado..
¿Cuántas veces te puede lastimar una misma persona y uno seguir creyendo que es buena?
No me entiendan mal, explicar los pormenores excede esta entrada, quizás en futuras, a modo de catarsis, aunque la realidad es que la única manera de cerrar algo es olvidarlo. Sepultarlo. Que ni siquiera pase a ser un mal recuerdo. Sólo una mala impresión para que el cerebro no se olvide y actúe instintivamente mejor la próxima, de haber una, claro, contra todo pronóstico.-
Lo triste después de tantos años, es no saber quién es realmente la otra persona. Se portó mal conmigo, todo el mundo me lo dice, aún cuando soy la única que sigue defendiendo una causa perdida. O al menos, eso estuve haciendo, hasta que la realidad se hace presente y las justificaciones se quedan cortas. No voy a generalizar ni hablar en absolutos. Quizás sea buena persona, pero conmigo no lo fue. Siempre digo que la respuesta suele ser la más sencilla. Puedo seguir engañándome con explicaciones retorcidas e improbables para poder darle un sentido menos hiriente a los hechos. Pero en el fondo, lo sé: jugó conmigo y con mi buena fe, por nombrar algunas pocas.-
El problema en estas situaciones es el *después*. Qué hacer con lo poco que queda, cómo recomponer lo roto.. de una misma...
Ya me fui, ok. Fue el primer paso sano que dar. Y ¿ahora?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

no me peguen, soy giordano!...